lunes, 13 de julio de 2009

J.F.K: El padre de la moderna NBA

He de reconocer que la entrada tiene trampa. Desconozco si, al igual que Barack Obama, el tristemente asesinado John Fitzgerald Kennedy era un amante de nuestro deporte. Pero esas siglas, tan facilmente reconocibles, tienen un significado y una trascendencia importantísimos en la NBA de nuestros dias. En un mercado en que los equipos mueven de un lado a otro jugadores y cantidades de dinero mareantes, donde los Grizzlies regalan a Pau Gasol como quien manda una tarjeta de cumpleaños y jugadores con promedios estadísticos de risa tienen nóminas de espanto, las siglas J.F.K tienen un propietario exclusivo. John Francis Koncak, aka "John Contract", aka La Madre del Cordero.

En lo que se califica como uno de los errores más lamentables de la historia del Draft, los Atlanta Hawks eligieron en el sorteo de 1985 a este gigante procedente de la Southern Metodist University. Koncak es, junto al inolvidable Brad Branson, el jugador más relevante surgido jamás de este college texano. El rubio pivot habia vestido la camiseta de los Estados Unidos en las mediaticas Olimpiadas de Los Angeles y tras abandonar la universidad de Houston Akeem Olajuwon para jugar en la NBA el año anterior, Koncak se convirtio en el center mas dominante de la Conference USA.

Los Hawks apostaron por él, en un draft en el que el nº 1 indiscutible fue Pat Ewing, por delante de otros jugadores que posteriormente tuvieron "interesantes" carreras en la NBA. Hablamos de gente como Charles Oakley, Terry Porter, Detlef Schrempf, Terry Catledge, Gerald Wilkins, Tyrone Corbin, Sam Mitchell, Michael Adams, A.C Green...Joe Dumars, Chris Mullin o Karl Malone. Destacar que ese fue el Draft en el que fue elegido nuestro Fernando Martín (Nº38) y que hacia el final de la segunda ronda, los Cavaliers eligieron a un rocoso pivot de la universidad de Tulane, que era el rival de Koncak como mejor pivot de la Conference USA y que ,debido a un turbio asunto de apuestas ilegales en el que se vio envuelto su college, habia caido muy bajo en la loteria de ese año. Aquel chico se llamaba Jonathan Williams , y el destino ha querido que su nombre pase a la posteridad unido al de Koncak. Y a los dolares. Ese joven pivot era John "Hot Rod" Williams.

Los Hawks incorporan a Koncak para que acompañase en la pintura a sus prometedores rookies del año anterior: Kevin Willis, fortisimo pivot al que su extraordinaria capacidad atletica podia permitir jugar de power forward y Antoine Carr, otro portento físico. Supervisando el invento estaria el veterano Tree Rollins, eterno center del equipo, gran taponador y defensor. La cosa no pinta mal para Johnny Koncak en su primera temporada. Carr se pierde casi todo el año por lesión y Koncak juega 20 minutos por partido, con 8 puntos y 6 rebotes de media. Si bien no mejora la aportación de Rollins, al menos sus minutos dan continuidad a los sistemas de Mike Fratello, diseñados en exclusiva para Dominique Wilkins. Los Atlanta Hawks completan varias temporadas excelentes, pero son incapaces de superan en play offs a los Celtics y a los Pistons. Mientras, John Koncak se muestra a su vez incapaz de arrebatar la titularidad a Rollins, al que su físico mastodóntico cada vez pasa más factura.

La temporada 88-89 Atlanta decide dar un paso de gigante en sus aspiraciones al anillo. Tree Rollins se marcha a Cleveland y los Hawks fichan al veteranísimo Moses Malone, que pese a su edad sigue siendo uno de los mejores pivots de la liga. El papel de Koncak en el futuro de Atlanta queda así sellado y firmado. Hartos de esperar milagros, los halcones se dejan de tonterias y apuestan a carta cabal. Junto a Malone llega el escolta All Star de Sacramento Reggie Theus, con lo que Atlanta completa un equipo temible que aspira a todo ese año. Lamentablemente la cosa no cuaja y tras una regular season digna, los Hawks caen de manera sorprendente en primera ronda de los playoff contra unos veteranos currantes como los Milwaukee Bucks.

Y es en el verano del 89 cuando John Koncak da el paso que le inmortalizaria en la historia de la NBA. Los Detroit Pistons, flamantes campeones, ofrecen a John (sin que aun hoy nadie encuentre explicación a tal oferta) un contrato de ciencia ficción. 13 millones de $ por 6 temporadas. Aquello desestabiliza el sistema por completo. Koncak es agente libre restringido y los estupefactos Hawks no dan credito a lo que sucede. Kevin Willis habia estado lesionado toda la temporada anterior y no estaba nada claro en que condiciones volveria, si es que lo hacia alguna vez. Theus, que nunca se adaptó a jugar con Wilkins, se habia marchado a los debutantes Orlando Magic elegido en el draft de expansión, liberando así Atlanta una cantidad importante de dinero. Y nadie sabia lo que haria en un futuro próximo el imprevisible y veterano Mo Malone. Así que, en una decisión aun más delirante, los Hawks van al tanteo por Koncak, y el rubio pivot firma complacido su contrato.

De repente, un reserva especialista en la intendencia, cobra más que Larry Bird, Magic Johnson o Michael Jordan, por ejemplo. Salta la banca. La NBA está en época de bonanza y merced a iconos como los antes mencionados, los ingresos de la liga y las franquicias se han triplicado en los últimos años. Automaticamente los agentes sacan sus garras y los despachos echan humo. Se revisan cientos de contratos, se revisa el convenio, la asociación de jugadores coge el micrófono y no lo suelta. A raiz de todo esto se modifica el tope salarial, el salario minimo...y la temporada siguiente los Heat realizan una oferta a "Hot Rod" Williams que dispara todavia más alto. 26 millones por 6 años. Ni que decir tiene que Cleveland iguala la oferta y se queda con el jugador.

Desde entonces hasta nuestros dias, la NBA ha vivido a Jim McIlvaine, a unos Knicks hipotecados hasta las cejas o a jugadores como Latrell Sprewel, que con 7 millones anuales no tiene para dar de comer a sus hijos. Los jugadores llegan a la liga con una caja registradora implantada en su cerebro y cada centimetro, cada kilo, cada mate o cada tatoo, merecen negociaciones, renegociaciones y recontranegociaciones. Los agentes conducen cochazos y se rodean de despampanantes mozas. Los grandes clubs europeos se animan y meten baza, a ver que pescan. Y entre toda esta jungla, un chavalin del Masnou no sabe donde jugará la temporada que viene. Y John Francis Koncak, aka "John Contract", asistió satisfecho el año pasado a la retirada de su camiseta en la Southern Metodist University.

Imagino que aun a dia de hoy, mientras acaricia aquella medalla de oro que ganó en Los Angeles, John Koncak se preguntará que vieron los Pistons en él para solucionarle la vida aquel verano del 89. O quizá no se lo pregunte. Para el caso, la auténtica razón y el sentido de aquella maniobra que marco el devenir del baloncesto profesional nunca se sabrá. Y por desgracia, Chuck Daly ya no está con nosotros para explicárnoslo.


12 comentarios:

General Espartero dijo...

Vaya vaya! Mi amigo Koncak! Recuerdo verle anotar de 5 metros y pensar 'joder, este puede ser el año de los Hawks a poco que este tio se aplique'. Pero nunca se aplicó, lo mejor que hacía eran aquellos 12-14 puntos cuando tenía un día fino. Que era muy pocas veces.

Recuerdo cuando Ramón Trecet dio la noticia de que Jordan no era el mejor pagado, era Hot Rod Williams... Creo que por aquel entonces Danny Ferry era rookie y también se subió a la parra pidiendo un dineral que los Cavs no pudieron pagar, así que se fue a Europa el mismo año que Michael Cooper (estoy hablando de memoria así que seguro que me equivoco en los años, pero más o menos). Después de eso los equipos sudaban sangre para atar a sus novatos, hasta el punto de que Jim Jackson estuvo media temporada sin firmar con los Mavericks porque no quería jugar allí sin cobrar una millonada: de perder partidos por lo menos ganar dinero. A la larga eso supuso el límite salarial para novatos...

John Koncak! Pedazo de paquete! Por lo menos Hot Rod Williams demostró con los años que era un gran sexto hombre en Cleveland y que podía suplir a Nance o a Daugherty con total garantía.

clasicorros saludos!

Wayne Robinson dijo...

Fenomenal historia. Konkac es todo un símbolo para los aspirantes a entrar en el club del "cazo-mix". Curiosamente este club se ha nutrido en buena medida con pivots de este corte, raza blanca y con afición a repartir estopa. El ultimo en ingresar mi amigo Varejao.

Quería aclararle al General que Ferry se marcho a Europa porque no quería jugar en los clippers, que era el equipo que le eligió en el draft. Y a pesar de cobrar menos que Williams salió más caro porque era bastante malo. Y como GM ya no digamos...

Mr. Naismooth dijo...

Lo curioso del tema es que visto lo visto, si Konkac fuese un jugador actual, tambien tendria un contrato de agarrate los machos. El hombre era un tipo serio y aportaba sus cosillas. El mercado fué el que le colocó en el ojo del huracán, y allí se quedará ya para siempre.

La anecdota que comentas de Ferry es otro punto clave en la historia del negocio. El tio se negó en redondo a jugar para los Clippers, que fueron el equipo que le eligió en el Draft y se vino a jugar a Il Messagero di Roma, junto a Brian Shaw, que tambien puso el cazo en los Celtics y no sacó toda la pasta que esperaba. Al final Ferry se fué a los Cavs (¡A cambio de Ron Harper!) y Shaw consiguió que Boston le firmase otro contratito de esos de "cuidadin".

Mardito parné, castigo de Dió...

Mr. Naismooth dijo...

...que viene a ser lo que ha escrito Wayne mientras yo escribia lo mio.

Un saludo con los calcetines hasta las rodillas para ambos.

Mo Sweat dijo...

¡¡Como llegué a odiar a este pobre tipo!!, pero no por su culpa, sino por la de Bob Weiss.

Durante los dos primeros años que Moses permaneció en los Hawks (con Fratello en el banquillo) era titular indiscutible; All-Star en el primero y casi All-Star en el segundo (hubo polémica por su no presencia). Pues bien, en la tercera temporada llega Weiss al banquillo de los Hawks y ¡¡zas!!.. pone a Moses de suplente para darle la titularidad a Kontract.

Siempre he pensado que fue una maniobra impulsada por la franquicia para tratar de justificar el tan criticado contrato de John, pero fue una auténtica injusticia para el veterano Moses y Ramón Trecet se cansó de decirlo, poniendo a parir a Konkac y a Weiss en varias ocasiones.

Saludos.

General Espartero dijo...

Aahhh! Vale, vale! Quería recordar algo pero no lo tenía claro... mezclé Cavs, Hot Rod williams y Danny Ferry. Esto me pasa por hablar de memoria sin documentarme. Además era Brian Shaw y no Cooper como yo decía.

En cualquier caso gracias por la aclaración ;)

Mr. Naismooth dijo...

Eso mismo Mo, encima estas operaciones tienen efectos secundarios. Has de justificar el contrato del elemento de turno y de este modo la gerencia interfiere en la dinamica del equipo, en las decisiones del entrenador, y en la lógica elemental del deporte.

No creo que Weiss (que no estoy seguro de si llegó a coincidir como jugador con Malone en Buffalo) sea tan estupido. Pero la historia le coloca en ese lugar, le guste a él o no.

No es de extrañar que Wilkins, el mejor jugador de la historia de los Hawks, huyese espantado ante tanto desproposito, forzando un traspaso a vida o muerte que dio con sus huesos en los Clippers, en Grecia, y en un final de carrera para nada acorde con su calidad.

Habia empezado la epoca del NEGOCIO con mayúsculas. Y la cosa sigue...

dennis_mora91 dijo...

Cuando hablais de jugadores que no conozco me doy cuenta que no se ni la mitad de la mitad que vosotros, asi que solo me queda leeros y aprender.

Dr. Basket dijo...

Vamos a respetar a este tío por el simple hecho de haber sido partícipe de la última selección universitaria que estuvo realmente a la altura.

En algún medio americano llegué a leer que aquella selección era la mejor de la Historia después del Dream Team. Supongo que se referirían solo a selecciones USA, y aún así, la de Pekin me parece mejor. He de decir que lo leí antes de la Olimpiada.

Saludos.

PD: Lo de respetarlo iba de coña. Que tiene tela lo que se levantaba esta tio...

Peter Mihm dijo...

A mí me viene a la mente una narración de Trecet en la que Koncak anotaba una canasta de estas de coña y 13t dijo algo así como "jajajajaja, biennnn, Koncakkkkk", descojonándose de él por completo. Jajaja. Si es que era tronketoni mix total.

Recuerdo a los postes blancos del equipo USA del 84: J. Koncak, Jeff Turner y Joe Kleine. Al menos Kleine era una mala bestia, un fostiador total, pero es que Turner y Koncak hoy creo que no jugarían casi ni en la LEB Bronce...

Otra cosa eran los Jordan, Ewing, Mullin, Robertson, Tisdale, Sam Perkins. Los Alford, Fleming y Wood, los dejamos en un plano intermedio.

Peter Mihm dijo...

Pero está claro que el cazo mix nació con aquellos 'parcels'. Hoy, los Cardinal, los gemelos Collins y tantos otros tienen que tener un retrato de Koncak o de McIlvaine y santiguarse ante él todos los días al levantarse...

Mr. Naismooth dijo...

La verdad es que aquel equipo americano, pese a la polémica que generó (y aun hoy sigue generando) la elección de sus jugadores, es uno de los equipos más sólidos que han presentado jamás los USA en una competición internacional. Bobby Knight se pasó por ahí, por donde se suele pasar todo lo que no le interesa,las criticas y diseño un equipo que jugaba a ganar. Con roles muy claros y definidos en todos sus jugadores.

Ewing era directamente inalcanzable para el resto de pivots del campeonato. Tisdale y Perkins eran aleros de 2'06 que jugaban interior con una velocidad y potencia de otra dimensión. Mullin y Jordan ,indefendibles. Robertson, una pesadilla. Fleming un base organizador y defensor de casi dos metros. Desde el banco, Konkac y Kleine eran dos armarios jovenes y lozanos que ocupaban la zona entera. Alford, un base ordenadito y el ojito derecho de Knight. Wood, un lanzador exterior letal. Y Jeff Turner, que pasaba por allí y cuya convocatoria en vez de Barkley nadie se explica. Supongo que el gordo y Knight no serian buena pareja de Mus.

En definitiva un EQUIPO, comandado desde el banquillo por un entrenador de los que mandan de verdad. Avasallaron, dieron espectaculo y contribuyeron a su manera a que en España el baloncesto empezase a tomarse en serio.